lunes , diciembre 17 2018
Home / Críticas de cine / Crítica de Disobedience. El nuevo trabajo del director de Una mujer fantástica y Gloria

Crítica de Disobedience. El nuevo trabajo del director de Una mujer fantástica y Gloria

Puntuación:

Una cinta que rebosa amor en las protagonistas que en sus secuencias más íntimas se destila serenidad y un buen hacer por parte del director, mostrando sensualidad y sexualidad pero con un gran estilo y delicadeza.

User Rating: 4.65 ( 1 votes)

Disobedience es el nuevo trabajo del director chileno Sebastián Lelio, reciernte ganar del Oscar a Mejor película de habla no inglesa por Una mujer fantástica.

Ahora se embarca en un trabajo fuera de su país, en Reino Unido, con las actrices oscarizada Rachel Weisz y Rachel McAdams junto a Alessandro Nivola.
Sebastian Lelio adapta la novela homónima de Naomi Alderman que se publicó en 2006 y con la que debutó, ganando el Premio Orange 2006 para Escritores Nuevos y el Premio del Escritor Joven del Año del Sunday Times 2007.

Crítica de Disobedience

Ronit vuelve a Hendon por el entierro de su padre, dentro de una comunidad judía ortodoxa. Su presencia al principio no es bien recibida, los años de ausencia se notan en la falta de cercanía y confianza con sus familiares y amigos. Aun así, Dovid, amigo de la infancia y mano derecha de su padre, el rabino, le invita a quedarse en su casa junto con él y su mujer, esta decisión causa recelo en toda la comunidad, la mujer de Dovid, Esti, fue su mujer amiga en la infancia pero desde su marcha no han vuelto a tener contacto. Ahora al volver a su pasado todos volverán a recuperar sentimientos olvidados o meramente escondidos.

El guion se cierne en torno a la protagonista que va abriéndose en capas a la vez que va cerrando heridas a medida que en el metraje su inmersión en su anterior vida hace que vaya posicionando a cada personaje en lo que significa para ella en este momento.
Ronit, que se ha dibujado y hecho a sí misma, sin mirar al pasado, ahora vuelve a sentir y vivir lo mismo que hizo que tuviera que dejar a su familia y la comunidad judía, ahora su ocultación de los hechos no es por ella es por salvaguardar a su amor, aunque le tenga que perder.

Disobedience es una película que remarca el patriarcado, la diferenciación de la mujer dependiendo en qué parte de la sociedad y ante todo en las comunidades religiosas. Aunque esto es lo que a priori se destaca en la película el director ha querido dejar un resquicio de aire fresco en las decisiones tomadas por los protagonistas, dejando un halo de esperanza en cuanto a cambios en la radicalidad de muchas situaciones, siendo todavía muy difícil creer que eso sea verdad.

Una cinta que rebosa amor en las protagonistas que en sus secuencias más íntimas se destila serenidad y un buen hacer por parte del director, mostrando sensualidad y sexualidad pero con un gran estilo y delicadeza.

Por momentos la película gira en torno a una u otra, Ronit y Esti y está montado de tal manera que deja al espectador pendiente de la contraria cuando se centra en cada uno de ellas, en sus decisiones, en sus emociones y en unas actuaciones sosegadas y contenidas, pero ejecutadas magistralmente, con ciertos toques de ironía que hacen la trama mucho más liviana dentro de la intensidad que llega a tener.

El director es buen narrador del mundo femenino, de sus posibles diferentes historias, una de las de millones que pueden existir, pues cada mujer es un mundo, pero a veces con sentimientos universales. Un viajero a través de sus corazones y emociones, en busca de su libertad en todos los terrenos de su vida, y aunque con Disobedience el director va creciendo poco a poco, puede que no alcance la frescura que destiló con Gloria años atrás.

Acerca de Susana Peral

Mira esto

Bohemian Rhapsody 1

Crítica de Bohemian Rhapsody. Una visión superficial de Freddie Mercury

Gran parte de los biopics cinematográficos suelen tener el mismo problema: abarcar demasiados aspectos de …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.